• Textil Amazonía
  • Textil Laguna colorada
  • Salar de Uyuni
  • Textil Rio Mamoré

 
 Cultura :: Arte
 
Los Pintores Renacentistas

La huella de los pintores los cuales que trabajaron las décadas que siguen a la conquista, se ha perdido totalmente y sólo quedan algunas tablas flamencas e hispano - flamencas que nos hablan de un arte de importración. Es a partir de 1580 que se establecen las primeras personalidades artísticas capaces de conformar un estilo.

Está en las postrimerías del renacimiento, en el momento denominado manierismo, y son tres pintores italianos los que llegan a Lima con la nueva moda: Mateo Pérez de Alesio, Angelino Medoro y el hermano jesuita Bernaardo Bitti. Aunque el prestigio del primero era grande no parece que este pasara a Charcas, de Medoro se ha encontrado un cuadro den Potosí, posiblemente enviado desde lima.

Sólo Bitti llega a las ciudades de la Paz, Potosí y Sucre, ya que dado su carácter de religioso tiene que ayudar con su arte a la cristianización de los indígenas. Después de trabajar en Lima y Cuzco, pasa a Juli, pueblo ribereño del lago Titicaca, que era la cabeza de las misiones jesuíticas de la zona. Desde allí manda algunas obras a Santa Cruz de la Sierra, hoy perdidas y luego se encamina a la s tierras altas. Se ha perdido lo que dejar en la Paz y Potosí, sólo queda, en Chuquisaca, el gran retablo que hizo para la iglesia de San Miguel. Hoy desarmado forma parte del Museo de la Catedral. El conjunto muestra varios lienzos entre los que está "San Idelfonso", un "Cristo atado a la columna", tres escenas de la vida María: "Anunciación", "Adoración de los Pastores" y "Presentación" Un "Cristo Niño" y dos apóstoles: "San Juan" y "Santiago", al parecer estos de un apostolado perdido. La calidad de las obras es excelente y muestra esa elegancia propia de la pintura italiana del momento. Son figuras alargadas que adoptan una pose con forzados escorzos y actitudes. Los colores ácidos sobre la base de lacas, amarillos limón, y verdes y azules iridiscente, nos hablan de una arte depurado y convencional. Bitti, que trabajó intensamente en los pueblos de indios y para las parroquias de estos en las ciudades, influye en forma definitiva en la sensibilidad americana que adopta a partir de él kun arte sobre la base de tipos ideales. Bitti trabaja para Chuquisaca en 1598, en 1602 había regresado a Juli y el año de 1610 muere en el colegio Jesuítico de Lima. Este artista es alabado en las cartas Annuas por su humildad, que le llevó a privarse durante toda su vida de leer y escribir, así como por su auténtica devoción. Trabajó con otro jesuita Pedro de Vargas quien, se eximió también del arte, se caracteriza por un espíritu rebelde y disconforme. Lamentablemente sólo una obra de él se ha podido identificar en la ciudad de Quito.

Bitti nos muestra al artista trashumante, que se desplaza de lima a Potosí hasta a donde su trabajo lo requiere. Esa movilidad es la característica de la época, otro tanto ocurre con escultores como Yupanui y Galván, y con pintores como Gamarra, activo en Cuzco y Potosí entre los años de 1600 y 1630. Existen en la Paz varias obras firmadas por este pintor pudiendo destacarse "La Adoración de los Reyes" del Museo Nacional de Arte. El estilo de Gamarra, algo teñido de claroscuro, debe mucho al manierismo introducido por Bitti. Sus Vírgenes con el rostro reclinado y el cuello esbelto recuerdan la "Virgen con el Niño y San Juanito" de Sucre, que es la obra Bitesca des mayor significación.

Un estilo donde el dibujo prima, hasta convertir la obra de arte en algo totalmente duro, es el lógico final del italianismo imperante. Después de Gamarra los pintores se hacen más broncos, tal el caso de Montúfar y Francisco Padilla, el primero autor del apostolado de la Catedral de sucre, y el segundo autor de una Inmaculada y San José en el convento de Santa Teresa (Sucre) y de una Magdalena en el Museo Charcas. Todos estos maestros son viajeros pudiendo seguir sus pasos desde Cuzco y aún desde al lejana ciudad de Quito, hasta Potosí y Chuquisaca, donde muchos artistas van a terminar sus azarosos días.

Junto a los maestros de formación italiana están los pintores arcaicos de raigambre española como el fraile Diego de Ocaña, humanistas múltiple, cronista, poeta, dramaturgo y pintor. El es autor de la Virgen e Guadalupe de Sucre y de otras imágenes similares no tan famosos. Vino a América con el fin de revirara el culto a la Virgen Guadalupana de Extremadura, llevando una vida aventurera y casi novelesca. Llega a Charcas en 1600, cuatro años después abandona estas tierras muriendo en México en 1608. Su arte recuerda el de los Iluminadores de libros, sus imágenes son hieráticas y convencionales. Ocaña se muestra mejor artista en la ilustración de su crónica, donde hay acuarelas espontáneas copiando tipos y costumbres de las tierras por donde pasó. Un dibujante similar aunque de menor calidad es Morúa, fraile mercedario que vivió muchos años es Huarina.

Además de los cuadros de caballete se hacen en el periodo renacentista grandes decoraciones murales al fresco de las que lamentablemente, en Bolivia sólo queda un ejemplo. Se trata de la iglesia de Curahuara de Carangas (Oruro) terminada de decorar en 1608. De los frescos originales puedan todos los del presbiterio, parte de ellos en el artesanado formado por falsa arquitectura donde cobijan los doce apóstoles. Esta iconografía es frecuente pues la vemos en checaco y chincheros, en el Cuzco. En los muros destaca una "Magdalena" y sobre el arco triunfal un "San Martín" vestido según la moda de Felipe II. La nave, el baptisterio y la sacristía del templo fueron repintados en el último tercio del siglo XVIII y nos muestra la pintura "barroca mestiza" toda ella ornada de pájaros y flores.

Ánfora virtual - Transparencia
La Unidad de Transparencia, del Ministerio de Relaciones Exteriores de Bolivia ha implementado un Ánfora Virtual, para mantener un contacto directo con la Unidad de Transparencia. Invitamos a que puedan ingresar a ésta para realizar dicho contacto.
Atención Para los Bolivianos en Brasil
  • EMBAJADA DE BOLÍVIA
    Atención de lunes a viernes:
    8:30 a 12:30 y 13:30 a 17:00
    Sección Consular: 8:30 a 12:30
    Teléfonos: (55-61) 33662238
    (5-61) 33664448
    Fax: (55-61) 33663136
    E-mail: embolivia@embolivia.org.br
    Dirección: SES Av. das Nações,
    Quadra 809, Lote 34, Brasilia DF,
    CEP 70200090
Consulados en Brasil
Ferias Datos/Cifras







EMBAJADA DE BOLIVIA EN BRASIL
DIRECCIÓN: SES Av das Nações, Quadra 809, Lote 34, Brasilia DF, - Brasil CEP: 70200090
TELÉFONOS: (55-61) 33662238, (55-61) 33664448 - FAX: (55-61) 33663136
e-mail: embolivia@embolivia.org.br